Vivir viajando una larga temporada

Recién cumplidos dos años del bonito día en que comenzamos una de nuestras mejores experiencias viajeras en la vida, miro hacia atrás y ya casi lo veo como un sueño inalcanzable. A mediados de Marzo del 2017 Jaime y yo nos embarcábamos en un viaje hacia Asia con un billete de ida, pero ninguno de vuelta. Íbamos con el dinero justo que nos daría para vivir viajando una larga temporada (de aproximadamente 6 meses), pero se acabó convirtiendo en más de un año de aventuras por Asia y Oceanía.

Curiosamente, y a pesar de haberlo realizado nosotros mismos con los mismos pies y mochilas que nos han traído a vivir a Rumanía, a veces aquel momento de nuestras vidas se me antoja casi un sueño imposible. Es entonces, cuando me hago recordar que no solo lo hicimos, sino que muchos de los recuerdos que hoy mantenemos de aquello, vienen de haber vivido y formado parte de las historias similares de otros compañeros.

Así es como se me ocurre mostrar a algunos de los que con diferente historia, metas, presupuestos o destinos, alguna vez se atrevieron a pelear por lo que querían. Te quiero traer distintas ideas locas que llegaron a convertirse en realidades, las distintas personas y sus historias que te harán dejar de soñar para vivir viajando.

Carlos y Cristina- Dos mochilas en ruta

Cuál está siendo vuestra experiencia de vivir viajando

Después de viajar por Europa durante 7 meses y volver un tiempo a casa, decidimos que era momento de emprender una nueva aventura. Compramos un billete sin fecha de vuelta para viajar por toda Asia, un continente que todavía no conocíamos. En un inicio no teníamos una ruta definida pero si sabíamos que nuestra puerta de entrada sería India, donde durante 6 meses estuvimos recorriendo el país de norte a sur y de sur a norte. En estos casi 2 años que actualmente llevamos de viaje, además de India, hemos recorrido Sri Lanka, Maldivas, Myanmar, Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, Malasia y Singapur, estando siempre el máximo de tiempo posible que nos permiten los visados, excepto en Singapur. Lo bueno de viajar sin tiempo definido es que podemos parar y quedarnos en cualquier ciudad que nos guste y nos sintamos cómodo. Gracias a esto, hemos vivido en Penang, Malasia, más de 3 meses, y en Chiang Mai, al norte de Tailandia, durante casi 5 meses. En otras ciudades, aunque no nos hemos quedado tanto tiempo, hemos estado tranquilamente entre 2 semanas y 1 mes.

Qué os hizo lanzaros a realizar el “viaje” de más de dos años que lleváis

Al volver a casa después del largo viaje por Europa, ya sabíamos que tarde o temprano volveríamos a viajar por un largo tiempo, pero no teníamos previsto cuando hacerlo. Así que después de un tiempo en casa con la misma rutina de siempre, decidimos irnos. Un billete de solo ida a la India fue el mejor regalo de cumpleaños para empezar esta gran aventura en Mayo de 2017, y que todavía sigue.

Cómo lleváis el tema económico de este viaje

Antes de empezar el viaje, ahorramos para poder viajar lo máximo posible. Además, también trabajamos online con nuestro blog de viajes dosmochilasenruta.com. Estos últimos meses, y gracias a nuestros amigos de telocuentoviajando.com descubrimos el housesitting donde cuidamos a mascotas a cambio de alojamiento gratuito.

Y por último, qué sacáis en claro de esta forma de “viaje”.¿Se lo recomendáis a otros? ¿Tenéis algún consejo que darle a todos los que quieren viajar por un largo tiempo y no se atreven o saben cómo?

Lo recomendamos sin ninguna duda, ya que es una experiencia para toda la vida. Desde casa todo se ve mucho más difícil de lo que realmente es. No hay que ponerse límites ni pensar en que es imposible viajar durante mucho tiempo, o que hace falta ser millonario para poder vivir viajando. Es cierto que emprender y tener otra fuente de ingresos como puede ser montar un proyecto online, y que con trabajo y esfuerzo llegue a funcionar, ayuda mucho a seguir viajando durante más tiempo. Pero actualmente hay muchísimas opciones gracias a las webs de intercambio de alojamiento gratuito a cambio de cuidar mascotas o casas, trabajar en otros países a cambio de alojamiento y comida, etc… que hacen posible viajar más tiempo gastando menos dinero.

Diana Garcés- Traviajar

Cómo fue vivir viajando una larga temporada

Viajé por casi tres años haciendo largas paradas en diferentes lugares. Es el estilo de viaje que me gusta hacer, aunque he probado muchos más.

Salí de España rumbo a Asia, pasando por Estambul, donde pasé todo un día. Luego llegué a Malasia, exactamente a Kuala Lumpur, donde pensaba estar solamente una semana mientras sacaba visa para Tailandia. Esa semana se convirtió en 2 meses y medio.

Luego pasé por otras ciudades de Malasia, incluyendo Burdeos y Singapur. Estuve en Indonesia un mes, luego Camboya 1 mes y después Tailandia otro mes, pasé por Hong Kong 1 mes y luego 2 semanas en China.

De ahí volví a España, donde estuve un mes reagrupándome un poco y descansando para luego irme al Reino Unido durante 4 meses. De allí pasé por Canadá y Estados Unidos 1 mes, y me fui para Colombia 6 meses.

Luego retomé mi viaje empezando por España e Italia durante 2 meses. Recorrí la Toscana que fue genial y un viaje súper rápido. Luego paré en Israel 1 mes, Jordania 2 semanas e India 1 mes y medio. Para volver luego al Reino Unido y Escocia 4 meses.

Después de esto volví a España desde entonces me radiqué un poco más.

Decidí hacer este viaje porque me encanta viajar y mi trabajo me lo permite. Así de simple. Busco un estilo de vida libre que me permita ser la dueña de mi tiempo y que me permita estar donde quiero y hacer lo que me apasiona.

Cómo hacías económicamente para vivir viajando

Cuando empecé este viaje había dejado mi trabajo de 9 años y quería terminar el último semestre de Universidad. Una carrera que hice totalmente a distancia. Fue toda una aventura seguir los estudios estando de viaje, pero lo conseguí.
En temas de dinero, tenía ahorros e iba trabajando en lo mío durante el viaje. Soy del pensar que para vivir una aventura de estas lo mejor es tener un colchón financiero que te dé estabilidad y seguridad por si tu negocio en Internet no funciona. Yo apenas estaba empezando en ese entonces, así y todo pude mantenerme bien.
También hice housesitting, un intercambio que descubrí estando en Malasia y que me permitió estar los 2 meses y medio allí. Luego lo pude hacer en Hong Kong, Inglaterra y Canadá.

Y por último, ¿qué sacaste en claro de este episodio de tu vida? ¿Quieres volver a viajar así? ¿Se lo recomendarías a otros?

Vivir la experiencia de viajar es la mejor inversión que puedes hacer en tu vida. Te cambia mucho la percepción del tiempo, el trabajo, la creatividad, las culturas, creencias… En fin, de la vida en sí mismo.

Para mí es la mejor experiencia de todas y lo seguiré haciendo. De hecho, aunque ahora estoy más radicada, estoy viajando siempre que quiero y mi plan es poder hacerlo con la libertad que quiero, volviendo siempre a casa de mi familia y compartiendo con amigos y las personas que me importan siempre.

Por eso creo que es importante crear un estilo de vida que te represente y yo por eso he creado Traviajar. Que es mi filosofía y estilo de vida favorito.

Desi Huerga- Con P de pasaporte

Cuéntanos en qué consistió vivir viajando durante un año en tu caso

Pues aunque irme fue una decisión muy meditada, cuando inicié el viaje solo sabía el punto de inicio, que fue Costa Rica. Tenía en mente una ruta, que era llegar hasta Ushuaia (Argentina), pero ningún plan de cómo llegar hasta allí (quería que el viaje me fuera guiando), ni ningún tiempo establecido. La razón para empezar ahí el viaje en realidad fueron 4: quería un país que se hablara español, que hiciera buen tiempo los 365 días del año, que fuera relativamente seguro, y la definitiva, que encontré un vuelo barato.

La ruta cambió casi desde el primer momento, y de Costa Rica me fui a Nicaragua, Honduras, Guatemala, Belice, México, de nuevo Guatemala, El Salvador, de nuevo México…. Me gusta viajar lento, me gusta conocer a fondo los países que piso. Me interesa más pasar tiempo en conocer los lugares, que marcar sellos en el pasaporte. Toda esta ruta me tomó año y medio al final (aunque para mí no se ha terminado, ahora estoy viviendo en México).

La primera vez que paré fue cuando llevaba 6 meses viajando, me quedé un mes en Campeche (México), porque necesitaba estar quieta unos días, y paré en Guatemala también, en Monterrico, porque me quedé trabajando en un hotel en la playa…. Creo que fueron “parones necesarios”.

Qué hizo que tomaras la decisión de realizar tu viaje

Desde siempre me gustó viajar. Cuando tenía 15 años fue la primera vez que salí de España, porque me habían dado una beca para estudiar inglés en Irlanda, y creo que ahí empezó “mi crisis viajera”, jajaja! Siempre que podía me escapaba a hacer un viajecito. Yo llevaba una vida “normal y rutinaria”. Soy de Bilbao, pero vivía y trabajaba en Madrid en una multinacional. La verdad que al principio estaba muy contenta, pero las cosas empezaron a cambiar.

Me empezaba a ver a mí misma, hasta la fecha de la jubilación, en una oficina, haciendo un trabajo que ni “fu ni fa”, esperando el fin de semana (que realmente me encontraba tan cansada y no lo aprovechaba), y los días de vacaciones (que si algo bueno tenía mi trabajo, era que tenía muchos días de vacaciones)… Y esa imagen la verdad que me empezaba a dar hasta miedo.

Entonces, sin tener en un inicio claro que es lo que iba a hacer, sabía que lo que estaba haciendo no era lo que yo quería para mi vida, y me planteé empezar a ahorrar durante el siguiente año, y que poco a poco durante el año iría definiendo qué hacer, pero el ahorro ya no me lo iba a quitar nadie.

Pues así fue que empezó el viaje, porque en aquel momento, viajar era lo que me hacía sentir viva 🙂

Cómo lo haces económicamente hablando

Ahorros, como comentaba, todo el año anterior estuve ahorrando para llevar a cabo este viaje. Durante el viaje, sí realicé algunos trabajos ocasionales, fui guía turística, pinche de cocina, ayudante en la gerencia de un hotel… Y también realicé un par de intercambio de trabajo por alojamiento y desayuno, en dos hostels diferentes.

Sobre todo no me gastaba mucho dinero. Usé mucho la plataforma de couchsurfing, viajé a dedo (que aunque no lo hacía por motivos económicos, no voy a negar que ayuda muchísimo), no gastaba dinero en alcohol (alguna cervecita muy de vez en cuando y ya), no comía en lugares turísticos, me cocinaba muchas veces, y este tipo de cosas que hacen que viajar no sean caros.

Y por último, cuéntanos qué sacaste en claro de aquel largo viaje

¡Esta es la gran pregunta! Personalmente considero que mi viaje no ha terminado. Este viaje duró año y medio, me fui un par de meses a España a visitar a mi familia y amigos, pero tenía un billete de vuelta a mi hermoso caribe mexicano de nuevo. Durante ese tiempo aproveché para “aterrizar” unas cuantas ideas que me venían rondando en la cabeza, y me puse a trabajar para crear mi página web, y un proyecto que me hacía mucha ilusión como “Organizadora de Viajes”. Con todo recién arrancado, quería “estabilidad” y me vine a vivir a Playa del Carmen, lugar en el que llevo 5 meses sacando poco a poco las cosas adelante 🙂 Me quedo un mes más aquí, porque tengo bastantes pendientes que terminar, y en un mes parto de viaje de nuevo, esta vez, al otro lado de la república mexicana, a recorrer la costa del Pacífico. Más o menos estaré otros 6 meses por esa zona, viajando lento, aprovechando para conocer bien, para comprender la sociedad, trabajando en mis proyectos… Tengo otros proyectos a largo plazo, que espero poco a poco se vayan materializando, pero no los cuento de momento, porque se “chafan”, jajaja.

Para mí fue un paso decisivo, fue tomar las riendas de mi vida para realizar lo que quería, no lo que la sociedad dice que está bien que hagamos. Y desde entonces, cómo cuento, mi vida ha cambiado para siempre….

A toda esa gente que alguna vez se ha planteado hacer un viaje de larga duración, y no se atreve, les digo que adelante!!! Los miedos solo se van cuando los enfrentamos cara a cara. Lo recomiendo 100%, pero sabiendo que vivir viajando no es lo mismo que irse de vacaciones, y por la misma razón, aunque es muchísimo más difícil, vivir viajando es mucho más barato que irse de vacaciones, y en mi caso concreto, mucho más barato que vivir estable en un lugar.

Hace unos días escribí un post sobre este tema, porque si bien es maravilloso, y como digo, 100% recomendable, detrás de los relatos y las fotos bonitas de instagram existe un mundo. Aquí lo dejo 😉

Adriana y David- Caminos en el mar

Cuéntanos en qué está consistiendo vuestra vida de viaje

La verdad es que en estos momentos nuestro viaje está empezando, y es una larga historia. Aunque la haré breve 😉 Hace ya más de un año decidimos irnos a vivir a nuestro velero para navegar por el mundo y vivir y viajar de manera diferente. Pensábamos que la reforma del velero para acondicionarlo a un viaje de este tipo serían unos seis meses máximo. Nos encontramos con muchísimas sorpresas y dificultades que convirtió la reforma en un año y medio. Puedo asegurar que ya en sí, todo eso fue un viaje. Y también que valió la pena. Al fin y al cabo es nuestra casa. Donde vivimos y donde lo tenemos todo. Por fin terminamos las obras y zarpamos en septiembre del 2018 del puerto de Vilanova i la Geltrú. Hemos pasado estos meses recorriendo la costa española, disfrutando y navegando lentamente, sin prisas. Disfrutando de puertos como Sant Carles de la Rápita, Valencia, Cartagena y muchos más, viendo la costa desde el mar, una visión totalmente diferente que te da navegar. Al moverte con lentitud (siempre que podemos navegamos a vela y aunque pongamos motor tampoco es que vayamos muy deprisa). El tiempo se transforma, sientes la naturaleza, el mar, el viento. Es una sensación de dejarte fluir y de sentirte a merced de la naturaleza. Cuando entras en un puerto por primera vez la sensación de descubrimiento es enorme, incluso aunque conozcas la ciudad. Y cuando sales, te inunda un sentimiento de libertad indescriptible. Ahora estamos pasando el invierno en Almería y en Marzo continuaremos el viaje por el mediterráneo. La intención es ir a Italia, Grecia, Turquía y luego volver para cruzar hacia el Caribe en el mes de Enero.

Queríamos un cambio radical de vida. Estábamos en proceso de búsqueda de una vida mejor, más alineada con nosotros, con nuestros valores y decidimos dar el paso. Lo dejamos todo y nos fuimos a vivir al barco.

Cómo planeasteis económicamente este gran viaje

Para empezar tenemos ahorros que nos permiten ir tranquilos. Dejamos los dos, mi marido y yo, buenos trabajos que nos habían permitido ahorrar. A la misma vez trabajo como coach a través de mi blog donde comparto conocimientos, experiencias, el viaje y ofrezco mis servicios. Todo en uno 🙂

Por qué recomendarías tu tipo de viaje a otros. Qué consejos les darías

Estoy en el viaje y te aseguro que si volviera a ese día, volvería a tomar la misma decisión. Es increíble todo lo que hemos aprendido, lo que hemos cambiado y lo que nos ha transformado. Y evidentemente que se lo recomendaría a cualquiera que lo hiciera, y que tuviera conocimientos de navegación. Y si no tiene se puede hacer chárter o aún mejor, barco-stop, alternativas hay. Lo que está claro es que en un viaje aprendes, tu mente se abre y encuentras muchas de las respuestas que en casa encerrada en la rutina diaria es difícil de encontrar. Animo a cualquiera, tenga la edad que tenga y las circunstancias que tenga a hacer viajes transformadores. Viajes de una temporada larga, diferentes y que te saquen realmente de donde estás. Vuelves renovada.

Tania y José- Viaje con propósito

Cuál es el plan de vuestro viaje

Nuestra ruta de viaje es recorrer todo Latinoamérica desde México hasta Argentina y lo estamos haciendo sin fecha de regreso. 😊 Es decir, que no sabemos cuanto tiempo nos tomará hacer toda la ruta. Somos amantes del slow-travel.
Cuando decidimos partir de viaje nosotros vivíamos en Múnich. Nos conocimos en esa ciudad por cosas del destino y fue nuestro hogar por mas de 5 años. Pero el sueño de vivir viajando era algo que sí o sí teníamos que hacer. Así que renunciamos a nuestros empleos, vendimos la mayor parte de nuestras cosas y dejamos nuestro departamento para poder emprender esta aventura.
Decidimos ir hacia esa parte del mundo porque ya habíamos recorrido la mayor parte de Europa:
– Hicimos nuestro primer viaje juntos a Estambul, Turquía
– Recorrimos todo Portugal en coche
– Hicimos la ruta del vino en Francia
– Bebimos cerveza en varias ciudades de Alemania
– Hicimos muchas excursiones de fin de semana a Suiza, República Checa y Austria (por que estaban cerca de Munich)
– Celebramos una navidad nadando en las calientes termas de Hungría
– Comimos delicioso en las diferentes ciudades de Italia
– Viajamos por un crucero por el norte de Europa (Dinamarca, Suecia, Estonia y Rusia)
– Alquilamos una van y recorrimos Luxemburgo, Bélgica y Holanda con nuestros padres
– Celebramos nuestros cumpleaños en Escocia, Reino Unido y en Polonia
– Festejamos 3 veces el año nuevo en diferentes ciudades: París, Dublín y Berlín
– E incluso visitamos Eslovenia y Eslovaquia
Por supuesto, viajamos varias veces a España, que es el país de Jose.
También hemos estado en Marruecos, que esta a unos cuantos kilómetros de distancia de Andalucía. ¡Ese fue uno de nuestros viajes favoritos!
Asia también era una buena opción para hacer un viaje por una larga temporada, sin embargo ya habíamos estado en Vietnam, Cambodia, Laos y Tailandia.
Precisamente nuestro último viaje al continente asiático fue a India. Un viaje de casi un mes recorriendo el norte del país que nos preparó a tope para viajar por Latinoamerica. Que por cierto en ese país celebramos nuestra boda 😍 (esto da para un post completo jaja)
Decidimos empezar nuestro viaje por México, el país de Tania. Hicimos una ruta de 100 días por todo el país, y lo aprovechamos para celebrar nuestra luna de miel.
Después de la ruta de 100 días hicimos una pausa para Navidad y decidimos pasar las fiestas en casa de Tania, quien no pasaba una Navidad con su familia desde hace más de 5 años.
Para iniciar el 2019 con el pie derecho (y por que Jose tenía que salir del país porque su permiso de turista pronto se vencía jeje 😅 ) decidimos viajar a Cuba, disfrutar de sus playas y recorrer toda la isla en una ruta de 25 días por todo Cuba de punta a punta.
Actualmente hemos vuelto a México para terminar de visitar la zona de la Riviera Maya y desde ahí iremos bajando en el mes de marzo a Belice y Honduras y terminar en el mes de abril en Guatemala. El resto de los países ya se irán viendo conforme vamos bajando.
Qué os lanzo a vivir viajando definitivamente
Lo que hizo que tomáramos esta decisión de viajar sin fecha de regreso al principio era una necesidad de hacer una pausa de nuestros empleos.
Teníamos un buen trabajo, ganábamos muy bien, teníamos un lindo depa en el centro de Munich (la ciudad más cara de Alemania), pero aun así sentíamos que nos faltaba algo. Que no eramos del todo felices. Queríamos darle otro rumbo a nuestra vida y por eso se nos ocurrió que hacer este viaje era muy buena opción.
A pesar de que podíamos viajar mucho, porque nuestro trabajo nos lo permitía, nosotros queríamos experimentar lo que era viajar sin fecha de regreso, sin tener que volver a la oficina y que una pila de correos te estuviera esperando a tu llegada.
Justo al mismo tiempo de planear nuestro viaje ambos atravesamos un proceso de reinvención profesional, descubrimos que había otras áreas donde eramos muy buenos y que además teníamos talento para ello. Por eso nos formamos en finanzas personales, emprendimiento online y desarrollo personal.
Actualmente estamos trabajando en nuestros propios proyectos como coach y mentores. Cada uno de nosotros tiene su trabajo privado, mas aparte nuestro blog que es el proyecto que tenemos en común donde mezclamos nuestra nueva profesión con nuestra pasión por los viajes.
¡Nos hemos convertido en nómadas digitales!
Qué podéis contarnos del dinero en un viaje largo
El tema del dinero afortunadamente no ha sido un problema para nosotros, y eso es precisamente en lo que nosotros ayudamos a otros viajeros o parejas viajeras que quieren hacer un viaje sin fecha de regreso o por largo tiempo.
Al especializarnos en finanzas aprendimos no solo a ahorrar el dinero, sino también a gestionarlo inteligentemente y aprender a generar fuentes de ingresos alternativas.
Si tenemos un colchón de ahorros que juntamos cuando planeamos nuestro viaje, pero también tenemos ingresos por nuestro trabajo online como coachs.
Nunca hemos hecho intercambio de alojamiento y comida por trabajo, housesitting o algo parecido, pero sí tenemos técnicas de Travel Hacking, que enseñamos a nuestros clientes, para conseguir precios muy económicos en hoteles o actividades turísticas. ¡Incluso hemos conseguido alojamiento gratuito en lugares fantásticos! Como este glamping de Tulum, en la Riviera Maya.
Qué consejo le dais a alguien que quiera viajar una larga temporada
Viajar por una larga temporada es algo que debes probar al menos una vez en tu vida, si no es que quieres vivir viajando. La clave está en identificar cuál es tu propósito de viaje para que después puedas hacer el plan de acción perfecto para que ni el dinero ni el tiempo sean un problema.
¿Tu propósito de viaje es vivir aventuras? ¿Aprender cosas nuevas? ¿Sanar cosas del pasado? ¿Conocerte a ti mismo? ¿Llevar a otro nivel vuestra relación de pareja? ¿Descubrir tu propósito o qué hacer con tu vida? Partiendo de tu propósito de viaje podrás identificar más fácilmente hacia donde ir, qué actividades hacer, por cuanto tiempo y cuál es el presupuesto que necesitas. Es por eso que decidimos ponerle a nuestro proyecto Viaje con Propósito.
Y esto fue todo. Varias historias detrás de distintas personas con su propia manera, pero todas con un mismo objetivo que también nosotros tuvimos: viajar durante una larga temporada.
Si te estás planteando hacer algo parecido o te surgen dudas, te esperamos en los comentarios. No dudes en escribirnos 😉

1 comentario en “Vivir viajando una larga temporada

  • Qué chévere es conocer otros puntos de vista y otras maneras de viajar. Esto siempre nos alienta, al menos a mí, que me encanta ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

    Viajar una larga temporada requiere planeación, ganas y sobre todo una visión clara de lo que se desea. Cuando se tiene una meta todo es más sencillo y menos duro de asumir.

    Un abrazo y muchas gracias por la invitación 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares