Consigue nuestra guía "los 3 pasos que te lanzarán a planificar tu viaje ideal"  

You have Successfully Subscribed!

Guía para viajar a Malasia: vacunas, visado, presupuesto y ruta

Después de mucho tiempo queriendo contar las maravillas de Malasia, al fin nos hemos puesto a ello con la guía para viajar a Malasia que te traemos.

Este país del que nada habíamos escuchado y en el que disfrutamos de tres fantásticos meses se ha convertido en nuestro país preferido del Sudeste Asiático. Y es que este país te dará más de una razón por la que deber visitarlo, así que vamos directamente a enseñarte todo lo que descubrimos.

Antes de viajar a Malasia

Como punto importante, tenemos que contar que NO visitamos el Borneo malayo. El tiempo se nos echó encima disfrutando de la Malasia peninsular y no llegamos a visitar la enorme isla. A nosotros no nos preocupó demasiado (¡para otra será!), pero si quieres visitarla y no perdértela por nada del mundo, puede que este artículo se quede corto para ti. Sorry!

CUÁNDO VIAJAR

En líneas generales, el clima de Malasia es cálido y húmedo y te permitirá viajar sin tener tan en cuenta el tiempo que hará en cada lugar. Sin embargo, si deseas explorar las islas malayas, ahí sí tendrás que analizar el momento del año en que quieres viajar.

Por meses del año, el clima varía así:

  • De Noviembre a Marzo es la peor época para visitar las islas del este de Malasia. Son los meses monzónicos en las famosas Perhentians, Kapas, Redang y Tioman. Debido al temporal, se suele cortar la comunicación con las islas, se mantienen “cerradas al público” y es imposible visitarlas.
  • De Marzo a Junio es “temporada baja”. Considerada la mejor época para viajar a Malasia y sus islas, además de disfrutar de la ausencia de monzones.
  • Y de Junio a Octubre, la época en la que nosotros vivimos Malasia. Respecto a las islas, se encuentran en pleno funcionamiento, pero ¡ojo! la temporada es bastante alta, puesto que coincide con las vacaciones de la mayoría de europeos y las islas estarán repletas.

VISADO TURISTA

Pocos países del Sudeste asiático te lo pondrán tan fácil como Malasia para cruzar sus fronteras. Tal y como recoge el ministerio de exteriores, Malasia nos concede 90 días sin visado. Así, gratuitamente, entrando por tierra o aire, Malasia te permite 3 meses de estancia para visitar sus encantos.

Ten en cuenta que tu pasaporte debe tener al menos 6 meses de vigencia en el viaje (en general, todos los países lo requieren) y, por último dato, Malasia puede solicitar tus huellas dactilares en la entrada al país.

MONEDA

La moneda de Malasia es el ringgit malayo (MYR), también abreviado como RM. En nuestro viaje, el cambio de euro a ringgit estaba aproximadamente así: 1 €=4 MYR. Pues consultar aquí cómo se encuentra en el momento de tu viaje a Malasia.

¿Qué hicimos con el dinero? Pues, como en otros países, probamos varias soluciones y te diremos qué nos pareció mejor:

  • Traer ringgits desde fuera: Muchos prefieren entrar en un país nuevo teniendo ya moneda local. No lo recomendamos, suelen dar el peor cambio. Nosotros nos encontrábamos en Tailandia como muchos baths y decidimos cambiar una cantidad allí mismo. Como es de suponer, el cambio que obtuvimos fue el peor del viaje.
  • Cambiar tu moneda a ringgit ya en Malasia: Las casas de cambio suelen tener buen cambio. Pasear por diferentes barrios antes de decidirte por una es una buena técnica. Comparar precios y elegir. De hecho, gracias al tiempo que vivimos en Kuala Lumpur, descubrimos una junto al Mydin de Chinatown que siempre recomendamos.
  • Sacar dinero del cajero automático: En nuestra experiencia por el país, HSBC es el banco aliado. Cero comisiones siempre y lo puedes encontrar incluso en ciudades más pequeñitas como nuestra segunda casa malaya, Ipoh.

VACUNAS

Éste es y será siempre EL TEMA. Lo explicamos más detalladamente en el mismo apartado de esta Guía para viajar a Tailandia, puesto que cruzamos a Malasia, después de haber estado dos meses en Tailandia.

Sin embargo y para ser breves, te damos la buena noticia: Para viajar a Malasia ninguna vacuna es obligatoria. Si seguiste el calendario de vacunación infantil español correctamente, las vacunas que te nombraremos sólo son recomendadas. Así que deja atrás desde ya uno de esos miedos viajeros.

Guia-para-viajar-Tailandia-cartilla-de-vacunas

  • Fiebre tifoidea (Salmonelosis) y hepatitis A y B: Según el ministerio de exteriores, éstas son las más recomendables. Transmitidas a través del agua/hielo, por comer fruta/verdura con piel que haya estado en contacto con materia fecal/sangre contaminada por el virus. Prácticamente, vigila qué y dónde comes, estando o no vacunado, comprueba que el puesto de comida tiene unos mínimos de higiene y los alimentos son frescos.
  • Encefalitis japonesa: Con un riesgo de infección bajo para el viajero, se transmite a través de la picadura de mosquito en zonas muy rurales. En nuestro caso, sabíamos que iríamos a realizar algún que otro Workaway en granja, pero igualmente decidimos no vacunarnos por el bajo riesgo.
  • Tétanos: Se transmite a través de un corte en la piel con algo oxidado. Nos vacunamos frente al tétanos en la niñez, pero lo que no tantos sabemos es que necesita revacunación cada 5 años. Si te apetece, un viaje al Sudeste Asiático puede ser una buena excusa.
  • Dengue y virus ZIKA: Sin vacunas contra éstos, tu máxima para esto casos en Malasia deberá ser tomar buenas medidas preventivas contra los mosquitos que lo transmiten. No te alarmes, Malasia es un país sin mucho riesgo sanitario, avanzado y con buenas instalaciones a las que acudir en caso de sospecha. Como prevención, buen repelente y a disfrutar de Malasia.

BOTIQUÍN

Aunque como ya hemos comentado, Malasia no supone un gran desafío sanitario, si te gusta viajar con un pequeño botiquín de auxilio, esto puede orientarte:

  • Repelente de mosquitos: Los más conocidos en España son Goibi Xtreme y Relec Extra fuerte, con DEET entre sus componentes. Sin embargo, si dudáis sobre cuál llevar, también es una buena práctica la de comprar el repelente en el destino, ya que sus composiciones suelen ser más adecuadas a “sus propios bichos”. Además, tener varios si vas a realizar workaway rurales para alternar no está de más. En nuestro caso dispusimos de Goibi Xtreme y del conocido repelente Sketolene. El segundo, comprado y probado con anterioridad en Tailandia, está hecho a partir de citronella y cuesta aproximadamente 1€. Puede parecer poco eficaz, pero sí lo fue y ¡menos tóxico para la piel!
  • Antiinflamatorios-analgésicos: Paracetamol e ibuprofeno se puede comprar fácilmente y sin receta médica en farmacias y 7-eleven. Sin embargo, si lo necesitas (o estás acostumbrado) en dosis mayores, las concentraciones de Malasia te resultarán bajitas. ¡Olvida encontrar paracetamoles de 1 gramo! Si lo necesitas de verdad, llévatelo de tu país en la caja original y con su prospecto.
  • Antidiarreicos o laxantes: Y por último, si eres de los que en el viaje sufre problemas intestinales, también encontrarás muchas soluciones en Malasia, desde la más natural a las marcas farmacéuticas reconocidas.

OTROS IMPRESCINDIBLES EN TU EQUIPAJE

De todas las cosas que echamos en la mochila antes de venir, vimos que algunas sobraban y otras hicieron falta. Por eso, queremos recalcar cuáles nos han parecido indispensables una vez llegamos aquí.

  • Mosquitera: Antes de venir compramos exactamente esta mosquitera previendo que nuestros hostales baratos no tendrían. Nos equivocamos y no lo usamos en todo el viaje.
  • Crema de protección solar e hidratante: Necesarias 100%. El sol aprieta fuerte en Malasia y, aunque por supuesto allí también las puedes comprar, verás que muchas tienen “efecto blanqueante” porque ellos encuentran más bonita la piel clara.
  • Aparatejos para hacer snorkel: Si vienes a visitar playas, tendrás ganas de hacer snorkel (incluso si no eres un amante del mar, créeme). Si tienes tus propias gafas y tubo, piensa si te merece la pena traerlo contigo porque una vez llegues a las islas no te será tan fácil hacerte del equipo (¡y menos a buen precio!).
  • Adaptador universal: En nuestro caso, encontramos útil comprar uno como éste, sin embargo, te diremos que se puede forzar el enchufe en un momento de apuro, como se puede apreciar en la foto.

Guia-para-viajar-a-Malasia-enchufes

  • Ropa adecuada para cada lugar: Imaginamos que si viajas a Malasia, te interesará conocer su cultura, entrar en lugares religiosos, museos y demás y, para ello, en Malasia os pedirán que vayáis cubiertos (tanto a hombres como a mujeres). Nosotros os recomendamos llevar al menos un pantalón que cubra las piernas y una camisa/camiseta/pañuelo que cubra hombros y pectorales para los días de turismo.

Ya en Malasia

PRESUPUESTO DIARIO

Viajar por Malasia es, al igual que en sus vecinos Tailandia o Indonesia, muy barato si te lo propones. Queremos especificar que nuestro viaje era sin un retorno claro, viajando muy lento, por lo que nos marcamos un presupuesto de 10 €/persona/día. En Tailandia no nos costaba nada lograrlo, pero aunque Malasia es un poquito más cara, también lo logramos.

Aunque siendo un poco más conscientes de cuánto será cada gasto, también hubo las veces en que gastamos incluso menos de estos 20 € por pareja y otros en los que se nos escapó de las manos. Vamos a desgranar los gastos más comunes:

1. Comidas

¡¡Ay, la comida malaya!! Si tuviéramos que escoger una única cosa por la que Malasia nos conquistó a los dos, perfectamente coincidiremos en su comida. Aunque al gusto occidental puede ser bastante picante, después de unos platos y de comprobar la mezcla de comidas china, india y malaya tradicional, tampoco tú te resistirás a esos platos.

  • Como en otros países del sudeste, en Malasia te será fácil amar los puestos callejeros, y te servirá de mucho saber comer con las manos o palillos 😉
  • O también te gustará degustar platos en los locales indios o chinos, que serán más baratos. Recuerda, esos plátanos en la mesa no son gratis 😀
  • Si por el contrario, te apetece comer o cocinar algo distinto, nuestra recomendación es que compres en el supermercado Mydin. Además de Watson para productos de higiene (pasta de dientes, tampones, desodorante, cremas, etc) en ambos encontrarás mejores precios. Ahorrando un poquito de aquí y allá, verás qué fácilmente no superas el presupuesto que te comentamos.
  •  Olvida el 7-11 (seven eleven), ya que salvo contadas ocasiones, sus precios serán más altos.
  • Si para el desayuno te conformas con poco, comprar café 3 en 1 en bolsitas y una kettle no te será difícil de tener.

2. Medios de transporte

En nuestro viaje, llegamos a Malasia desde Tailandia en autobús. En seguida nos fascinó el cambio de carretera de un país a otro. Si por Tailandia nos resultó mucho más cómodo desplazarnos con tren, en Malasia lo hicimos siempre por carretera. Sus carreteras resultan mucho más modernas, sin tanto tráfico y con autobuses cómodos.

  • Autobús: En Malasia, nosotros elegimos siempre este medio de transporte por precio y comodidad, pero más de una vez llegamos al destino con varias horas de retraso. Lo mejor: buena red de comunicación y muy buen precio. Lo peor: no es tan fácil saber qué trayectos realizan entre diferentes ciudades, por lo que te recomendamos ir a preguntar directamente a las taquillas de la estación principal. Además, si vienes acostumbrado a la total independencia de trenes de Tailandia, autobuses nocturnos, moto, van privada, horarios en internet, etc, en Malasia te verás un poquito más limitado. Nada que no se pueda arreglar si cuentas con ello 😉
  • Tren: Con una red mucho más pequeña, el tren en Malasia es la mayoría de ocasiones más caro que el bus, además de situarse sobre todo en la parte este de Malasia.

3. Alojamientos

Aunque el país es enorme y los precios de los alojamientos pueden variar muchísimo de una zona a otra, algún truquillo aprendimos 😉

  • Ahorrarás más llevando tu reserva online que buscando y preguntando precios en persona: Esto nos sucedió mucho en Malasia y por ello os recomendamos que uséis webs (Agoda, Booking o Hotelscombined) para ahorrar en alojamiento. Por ejemplo, veíamos online un hostal a 32 MYR, pero al llegar a la recepción nos decían que el precio era de 40 MYR. Al explicarles que habíamos visto 32 online, incluso nos ofrecían amablemente conectarnos a su wifi para que reserváramos online, pero nunca nos daban ese precio en metálico.
  • Es habitual encontrar hostales que te acogen gratuitamente a cambio de horas de tu trabajo: Como puedes comprobar en Workaway, en Malasia muchos hostales ofrecen este intercambio. Pero muchos de ellos ni siquiera se promocionan en la web, sino que lo ofrecen en su puerta o si tú preguntas por ello directamente. Suele tratarse de estancias de al menos una semana de duración, pero si viajas lento, este método es fantástico.

nuestras-citas-con-Ipoh-workaway

  • La mayoría de hostales, por barato que fuera, en Malasia incluye en sus instalaciones una minicocina (kettle, microondas, frigorífico). De este modo, o bien tú podías preparar tu desayuno y/o alguna comida o directamente te ofrecen incluido en el precio un pequeño desayuno.
  • No tendrás que preocuparte por internet: Incluso en el hostal más barato encuentras wifi para mantenerte conectado si así lo quieres. Si por el contrario lo necesitas y no quieres tener que preguntar por él en cada lugar, comprar una sim de prepago Digi te costará menos de 10 € y la encontrarás everywhere.
  • Y por último, tampoco será una preocupación lavar tu ropa: No te andes preguntando cómo lo harás, ya que en las ciudades encontrarás lavadoras en las que por 4-5 MYR tendrás la colada hecha.

NUESTRA RUTA POR MALASIA

Comenzamos el recorrido por Malasia en su capital, ya que es el destino habitual tanto si llegas con avión como en bus.

Y sin más, ¡vamos con los destinos!

  • Kuala Lumpur: La amada u odiada capital malaya. No puedes viajar a Malasia y perderte unos días por su capital. Situados en el grupo de los que la aman, nosotros nos quedamos un mes entero en un workaway a descubrir todo lo que la capital malaya pudiera ofrecer. Dale unos días y disfrútala despacito.

  • Ipoh: Situada entre Kuala Lumpur y Penang, es tomada como la zona de descanso entre ambas visitas. Y puede que te parezca una ciudad pequeña sin demasiado encanto, puede que también nos lo pareciera a nosotros en la primera de nuestras citas con Ipoh. Sin embargo, si viajas con tiempo y quieres dedicar varios días a este “pueblo grande”, verás más de una sorpresa tanto en Ipoh como alrededores.
  • Tanah Rata (Cameron Highlands): Como encontrar la aguja del pajar, Cameron Highlands te sorprenderá por el cambio brusco de clima y panorama que supone en comparación con el resto de Malasia. Unas tierras verdes en las que pasear con chaqueta será una delicia, observar las plantaciones de té, incluso deleitarte con sus variedades hará que no te arrepientas de ir hasta allí.

Guia-para-viajar-a-Malasia-Cameron-highlands

  • Melaka: Entre sus calles encontrarás toques de su pasado europeo. La que fue un asentamiento portugués, más tarde de holandeses, británicos y hasta de japoneses que pasaron por allí. ¿Y crees que todo esto no dejó una herencia cultural y gastronómica digna de ser visitada? ¡Yo no me la perdería ni loca!
  • Pulau Kapas: No os contaremos nada de esta isla. Sólo ve y disfrútala. Pero trátala bien, realiza un turismo sostenible y cuida de su coral y animalitos, ya que será lo más parecido al paraíso en la tierra que muchos veamos y hayamos visto.

Y si después de esta guía sigues leyendo, es que ¡te habrá gustado! Cuéntanoslo en los comentarios o pregunta las dudas que te surjan. Aquí estaremos esperando 😉

¿Te gusta lo que lees?

Entonces, no dudes en suscribirte para recibir gratuitamente nuestras novedades y la guía "Los tres pasos que te llevarán a planificar tu viaje ideal".

You have Successfully Subscribed!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares